martes, 16 de marzo de 2010

California contra los coches negros (Falso y Verdadero)

1.- Es absurdo pensar que el color de un automóvil hace que se caliente más al sol.
Falso, está comprobado que los colores oscuros reciben más calor que los claros.
2.- En California se obligará a que los tintes de las pinturas de los automóviles sean altamente reflectantes y los cristales absorban menos calor.
Falso, está la propuesta de que a partir del 2012 se inicie, mas todavía no es obligatorio.
3.- El color del automóvil no tiene relación con el uso del aire acondicionado.
Falso, sí la tiene. Al haber temperaturas altas en el medio los autos de colores oscuros reciben más calor, y por tanto sus dueños utilizan el aire acondicionado gastando más gasolina y emitiendo más C02.

4.- El uso del aire acondicionado en los automóviles incrementa las emisiones de CO2a la atmósfera.
Verdadero, se usa más combustible.

5.- Los expertos de la Agencia para la Protección Medioambiental de California han calculado que los tintes actuales reflejan entre el 25 % y el 35 % del total de la energía solar y que esa tasa podría aumentar hasta el 80 %.
Verdadero, usando nuevos pigmentos.

6.- La pretensión de la Agencia para la Protección Medioambiental de California es que la regulación de la reflectancia de los tintes y la tasa de absorción de los cristales puede llegar a dejar de emitir a la atmósfera un millón de toneladas de CO2.
Verdadero, hay estudios de por medio.

7.- También se establecerán regulaciones para la tasa de reflectancia que deberán tener los materiales del interior de los automóviles (salpicadero, tapicería…)
Verdadero, reflejarían el 20% de la luz incidente.

8.- En California hay más de un automóvil por cada dos habitantes.
Verdadero.

9.- En España hay casi un automóvil por cada dos habitantes.
Verdadero.

10.- Seguramente el negro será el color más frecuente dentro de los años en los automóviles, es el que menos absorbe la luz solar.
Falso, sin comentarios a la pregunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada